Capítulo 37

Ir abajo

Capítulo 37

Mensaje  Hikari el Miér Mayo 06, 2009 5:28 pm

Capítulo 37
De vuelta con los míos



Voy por el pueblecito, sin un rumbo fijo. Estas calles me traen tantos recuerdos…Cosas que creía haber olvidado resurgen de nuevo de las profundidades de mi memoria.
Ahí esta la farola contra la que Héctor quiso empujarme una vez…Menudas risas cuando fue el quien se comió la farola delante de la chica que le gustaba …Aunque luego me pegó una paliza… Allí estaba la cabina telefónica que nos tragó 5 € y que posteriormente nos cargamos a patadas. Y allí….
¿?: Eh tu sectaria
¿Sectaria? O.o, solo hay una persona en el mundo que me llame así…Me giré. Acercándose a mi venia un chico bastante más alto que yo, moreno y de ojos color miel con un bajo en la espalda de color azul marino.
Hikari: ¡Crispi!
Cristian: Cristian, si no te importa…
Hikari: ¿¡Pero que haces tú aquí!?
Cristian me giró la cabeza y señalo hacia una casa…
Cristian: Se supone que vivo allí
Hikari: Si…Se supone que tú vivías allí…
Cristian: ¿Padrón?
Yo y mi bonita boca….
Hikari: No nada….Que…Me alegro de verte tío
Me enganché a su razo como siempre. Desde el principio he tenido mucha confianza con el y era tan agradable sentirse querida de nuevo…
Cristian: Tú te has fumado algo ¿no? Estas muy rara…
Hikari: Yo diría… Contenta
Cristian: ¡Bah! Por cierto…Antes me he encontrado con un tío muy raro que preguntó por ti, por Rakildis y Héctor... Me paró por la calle y me dijo eso, pero al instante me pidió que le enseñara mi bajo…. Comenzó a ponerse histérico y a dar sarltitos extraños a mi alrededor mientras que acariciaba y alababa el instrumente….Me dijo todo lo que se puede saber sobre un bajo…Era bastante payaso…Pelo rubio oscuro, con cresta, ojos azules…
Hikari: ¡Demyx! ¡Sin duda alguna!
Cristian: O.o ¿De veras le conoces?
Hikari: Si, lo suficiente como para decir que no tiene muy buena salud mental…
Cristian: No me digas…
Oscar: ¡Hey!
En la acera de enfrente se encontraba un chico rubio con ojos azules de mi misma estatura aproximadamente. Llevaba unas seis cuchillas a cada lado de la cintura.
Cristian: Hola Cordero
Oscar: Hola Cristian Jorge Somoza Pérez.
Cristian: Mierda, esto me supera
Oscar: Hola Hi
Hikari: Hola
Oscar: ¿Cómo es que no has venido últimamente a clase? Nadie sabía donde estabas o que te pasaba…
Hikari: Tan solo estaba intentando poner en orden mis pensamientos.
Oscar: Am
Cristian: ¿Y lo conseguiste?
Hikari: No
Oscar: ¡Ah! Casi lo olvido. PG estaba buscándote.
Hikari: ¿¡Cómo!? ¿¡PG ESTÁ AQUÍ!?


Oscar: Pues si. Se puso como loca cuando vio a Héctor y Rakildis en el anfiteatro. Comenzaron a hablar de cosa raras…Que si un castillo, que si ella había vuelto con los otros bla, bla, bla… Esta peor que una regadera
Hikari: ¿Sabes dónde puede estar?
Comencé a avasallarle.
Cristian: La última vez que la vi, hace apenas cinco minutos, iba en dirección a la pla…
No me dio tiempo a oír el resto. Salí corriendo hacia la playa. No, no podía ser cierto, yo vi a PG morir en el castillo del olvido, con Larxene...Ella estaba en el suelo, muerta… No, Tiene que ser una ilusión también… Si, definitivamente, tiene que serlo…
Pero entonces la vi, en la playa. Tirando piedrecillas al mar… Como cuando nos aburríamos los lunes por la tarde y vaciábamos toda la playa de guijarros…
Hikari: ¡¡¡PG!!!
La chica se dio la vuelta. Al principio su rostro tomó una expresión de incredulidad pero luego sonrió de oreja a oreja y se lanzó sobre mí.
Entonces nos abrazamos fuertemente y comenzamos a dar saltitos y a pegar grititos como auténticas niñitas histéricas
PG: ¡Oh! ¡Que bien que no te haya pasado nada Hika! ^^
Hikari: Pero ¿qué pasó en el castillo? Tú deberías…
PG: Verás, Cuando fuimos derrotados nos enviaron aquí, no se porqué lo hicieron, pero todo este tiempo he estado aquí, esperando a que volvierais…
Hikari: Pero…Acabo de ver a Oscar y a Crispi…Ellos no estaban en el castillo…
PG: Ellos en teoría la palmaron aquí ¿Recuerdas? No llegaron ni a ciudad de paso…
Hikari: Espera, espera… Me estoy liando…
PG: A ver, empezaré…Nuestro mundo no fue destruido, simplemente nos sacaron de allí y nos hicieron creer que lo estaba. Como no sabían que hacer con las persona, que en teoría estaban muertas, pues las dejaron aquí…Y según íbamos “muriendo” nos traían aquí…
Durante todo el tiempo que estuvimos fuera fuimos sustituidos por “ilusiones” de nosotros…
Hikari. Osea…Que en el casi año que llevamos fuera… ¿Es como si no hubiera pasado nada?
PG: No…Es algo raro… Pero eso fue lo que pasó.
Hikari: Bueno… Me alegro de que estéis bien
Ambas sonreímos abiertamente.
¿?: Lalaralalaaa…Hola sicaria.
Esa voz… Otro más, Sanchito
Hikari: Entre tu y en Crispi me vais a volver loca
Nask: ¿Más aun?
Al lado nuestra estaba un chaval de quince años, casi me sacaba una cabeza, rubio, ojos marrones tirando a negros y con una enorme sonrrisa burlona de oreja a oreja en la cara.
Hikari: Pues si Alejandrito
Nask: Me llamo Nask
PG: Sánchez
Nask: No os metáis conmigo
Hikari: Está bien
PG entonces miró su muñeca y exclamó
PG: Valla, ya son la nueve ¡mi madre me matará!
Miré al cielo. Ciertamente ya había oscurecido… ¡Qué rápido!
Hikari: En ese caso creo que ya es hora de que yo también me valla para el orfanato…
PG: Hasta mañana
Hikari: Lo mismo digo
Nask: Hey! ¿No os despedís de mí?
Hikari: Dulces sueños…Y que no te coman las chinces.
Me fui andando por las calles lentamente. No me apetecía volver al orfanato…Ni ver a la Hermana Dolores con su enorme cara de culo, echándome su hediondo aliento sobre la cara…
Ahí estaba, frente a mí. Aquel edificio infernal en el que nos obligaban a ir a misa como mínimo una vez al día

Lo miré de arriba abajo. Tal y como lo recordaba. Fui a abrir la puerta cuando algo se movió a mis espaldas.
Hikari. ¿Quién va?
¿?: Yo
Hikari: ¿Y quien es yo?
Cristian: Yo, “mi laidy”
Hikari: Es lady…
Cristian: Da igual
El chico se acercó a mí con aire tan misterioso como conquistador.
Cristian: ¿Aun esta la nenita en la calle a estas horas?
Hikari: Pues si ¿Qué pasa?
Cristian: Que tu último record fue estar hasta las siete y media en la calle… ¿Te han echado de “casa” y piensas volver pidiendo perdón?
Hikari: No Cristian querido... A diferencia de ti, yo tengo gente que, aunque parezca que no me quiere, me acoge y me mantiene…En cambio, mírate a ti, tus padres nunca están en casa y la única prueba de que siguen vivos es un tapes con comida y una nota que dice “Caliéntalo en el microondas para comer”…
Cristian: ¡Calla!
Hikari:…
Suspiré. Yo y mi estúpida bocaza otra vez…
Hikari: Ey… Crispi… Perdona…No se que me ha pasado…
Cristian: Déjalo…
Cristian se dio la vuelta y se desvaneció entre las sombras de la noche. Bien, mañana el ambiente de clase será tenso…
Entré al fin en el orfanato. Los pasillos estaban desierto, pero aun iluminados. Ahora todos estarían cenando. Me dirigí a mi habitación y cerré la puerta. Ah…Al fin en casa…
Me desplomé sobre la cama y acaricié las sábanas. Seguían tan suaves como siempre. Bostecé. Estaba hecha polvo…Me metí entre las sábanas sin cambiarme de ropa y cerré lo ojos.
Al poco tiempo se oían pasos por los pasillos. La hora de apagar las luces había llegado y tras unos diez minutos todo el edificio se quedó sumido en el más absoluto silencio. Me acurruqué feliz entre las sábanas. Mañana será miércoles. No me apetece nada ir a clase.

_________________




La aristocracia se viste de terciopelo y llora lágrimas de color carmín en su campo de flores de papel

MIS FALTAS DE JORTOGRAFÍA SON SAGRADAS!!!XD
avatar
Hikari
Admin

Cantidad de envíos : 231
Localización : En mi campo de flores de papel...
Fecha de inscripción : 16/02/2009

Ver perfil de usuario http://elcaminoporrecorrer.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.