Capítulo 27

Ir abajo

Capítulo 27

Mensaje  Hikari el Miér Mayo 06, 2009 5:12 pm

Capítulo 27
Cantos rodados



Aparecimos en el castillo del olvido de nuevo pero digamos que a unos dos metros por encima del suelo. Nos dimos de bruces contra el suelo, caímos unos encima de otros.
Deseé con todas mis fuerzas que Lexaeus no estuviera allí viendo el espectáculo para que no sucediera lo de la vez anterior. Sin embargo cuando alcé la cabeza desgraciadamente me encontré con la mirada de sus pequeños y brillantes ojos azul celeste. En su cara se dibujó una pequeña sonrisa burlona.
Lexaeus: Je, je, je, hola pequeñines
Lexaeus comenzó areirde a carcajada limpia , no tanto como antes pero casi…
Héctor: estas feliz ¿eh?
Lexaeus: si, si, si mucho, después de dos días al fin podré divertirme un poco je, je, je,
Lexaeus hizo crujir sus enormes dedos, gordos como salchichas alemanas , con una actitud amenazadora… Definitivamente Lexaeus no era una persona normal…Daba un poquito de miedo…
Lexaeus: Y decidme pequeñines ¿Lo habéis pasado bien jugando con el prestidigitador?
Hikari: ¿Tiene truco la pregunta?
Lexaeus: ¬¬…
Lexaeus saca su…”Cosa” a la cual llama arma, que era una especie de enorme hacha negra y roja, y nos apunta con ella
Lexaeus: No me vaciléis niñatos
¿Vacilar? A este la faltan unas cuantas neuronas de reirse tanto.
Lexaeus clavó su arma en el suelo. Toda la estancia vibraba con brutalidad ente ese movimiento. Al instante lexaeus hizo un brusco movimiento en el suelo con su hacha agrietándolo y produciendo enormes y profundas rajas que surcaban toda la estancia.
Intentamos mantener al equilibrio para no perdernos para siempre dentro de ellas. Las paredes y el techo también se agrietaron, parecían estar apunto de caerse. Lo que se había producido en menos de un minuto es esta sala parecía gran un terremoto en toda regla. Lexaeus nos miró y sonrió con satisfacción.
Lexaeus: je, je, je, venga dadme un buen show
Hincó su arma en el suelo y sacó un pedrusco enorme el cuál partió con su puño en mil pedazos que salieron disparados hacia nosotros. Intenté esquivar todos los posibles ocultandome detrás de mi espada. Retrocedí y tropecé con algo. Caí al suelo de culo. Miré hacia lo que había sido el artífice de mi caída. Una piedra…Entonces di gracias a Dios con toda mi alma… si hubiera seguido retrocediendo me hubiera caído por una de las brechas en el suelo. Esas piedras que Lexaeus lanzaba eran precisamente para distraernos. Miré a mí alrededor. Héctor y PG intentaban golpear a Lexaeus mientras PP y Natalia se encargaban de lanzarle hechizos.Comenzaba a incordiarme en serio eso de estar siempre fuera de juego. Busqué desesperadamente a Xtina y a Rakildis. Rakildis estaba inconsciente en el suelo, sabía que por suerte estaba viva gracias al sonido de su respiración, pero Xtina, simplemente no estaba….
Miré a Lexaeus el cual estaba sonriente, seguramente consciente de cómo me sentía. Cogí con fuerza mi espada y me abalancé sobre él. El muy bastardo puso su arma en medio y con una fuerza increíble me lanzó a varios metros de distancia.
Caí de culo en el suelo. Lexaeus sólo estaba jugando con nosotros, me di cuenta cuando tumbó a tdos los demás d euna manera similar. Entonces todos nos lanzamos a lo bestia contra Lexaeus. Juntamos nuestras fuerzas en un potente ataque contundente. Lexaeus sonreia bajo nuestras armas
Lexaeus: Ah… que cosquillitas
Coge su arma y con un simple, pero brusco movimiento nos tumbó a todos.
Lexaeus: ¿Eso es todo?
Entonces se aproxima hacia nosotros y le da a Héctor una patada en el vientre. El pobre se puso a toser e intentaba a duras penas respirar con normalidad.
Rakildis: ¡basta! ¡Eres cruel!
Lexaeus: ¿Sólo nueve niñatos de mierda son capaces de llegar aquí? ¿Y sólo cinco son capaces de aguantar un ligero temblor? ¿Estáis seguros de que habéis pasado todos los pisos hasta aquí?
Hikari: Dijeron que la ruta no importaba…
Lexaeus: ¬¬…
Lexaeus entonces cogió su arma con fuerza
Lexaeus: ¡YA ESTÁ LA RETRASADA QUE TO LO SABE JODIENDOME EL CHISTE!
Entonces Lexaeus se abalanzó sobre mí, apenas tuve tiempo para amortiguar el golpe con mi espada, a pesar de ello recibí un golpe contundente.
Lexaeus: Urg…la niñata es rápida…¡¡¡PERO NO PODRÁS PARARME SIEMPRE!!!
Lexaeus me miró con ojos desorvitados y una sonrrisa de maníaco. Joder que miedo O.o
PP: ¡¡¡Y UNA MIERDA!!! ¡STOP!
De pronto Lexaeus se queda quieto un segundo. Después volvió a moverse de nuevo.
Alzó el brazo para lanzarme su su arma pero por alguna razón no lo consigue.
Miramos a PP. En su cara se dibujaba una sonrisa de oreja a oreja.Pero sus instantes de felicidad se vieron finalizados cuando el arma de Lexaeus casi le da en el cráneo.
Lexaeus: ¡¡¡A MI NADIE ME DUERME EL BRAZO NIÑA!!!!
Todos nos acongojamos. Se ha auto herido para liberarse del hechizo…. que sangre fría O.o
Entones Lexaeus lanzó su arma al techo y esta impactó contra él y volvió con Lexaeus.
Al principio no pasó nada, pero luego el techo comenzó a agrietarse ysobre nosotros cayó un lluvia de escombros. A duras penas conseguimos esquivar la mayor parte de ellos.
Me miré el cuerpo.Estaba completamente lleno de magulladuras y heridas superficiales. A este paso… Vale…Ya hemos probado con ataques, con magia ¿Qué nos queda? Debilidades a nivel masculino…una patada en los cojones …No eso es demasiado sucio .
PP: ¡Hika, Hika!
Hikari: No grites que me tienes al lao
PP: Tengo una idea…Prepárate para darle a mi señal un empujón Lexaeus.
Entonces señaló a los pies de Lexaeus. Justo detrás de él había una gran y profunda brecha.
Asentí. PP sonrió pícaramente. Entonces le lanzó un hechizo PYRO a Lexaeus el cual impactó en su brazo.
Lexaeus: ¿ein? ¿Qué es esto ?¿Crees que una insignificante llamita de un hechizo tan debil puede vencerme?
Lexaeus nos miró como si fuéramos subnormales y se puso a apagarse el fuego con sus enormes manos como guantes de béisbol. Había picado el anzuelo. La distracción funcionó, a por el.
Le empujé con la espada lo más fuerte que puded. A Lexaeus no le da tiempo a defenderse y se cae por la brecha… Lástima, se quedó colgando de una mano.
Lexaeus: ARGGG, NO PUEDE SER ¡YO DERROTADO POR UNA PANDA DE CRIAJOS DE MIERDA! ¡MALDITOS BASTARDOS!
Me encabroné con el y puse mi pié de forma amenazante sobre su mano.
Hikari: repite lo de bastardos y te amputo los deditos uno a uno…
Lexaeus: O.o…
Héctor: Venga la carta
Lexaeus: Cabrones…
Lexaeus nos lanzó dos cartas una era la llave y otra un hechizo llamado AERO.
Nos fuimos tan tranquilamente dejando a Lexaeus diciendo cosas no muy bonitas sobre nosotros y nuestras madres que preferimos ignorar por su propio bien y avanzamos hasta la siguiente puerta.

_________________




La aristocracia se viste de terciopelo y llora lágrimas de color carmín en su campo de flores de papel

MIS FALTAS DE JORTOGRAFÍA SON SAGRADAS!!!XD
avatar
Hikari
Admin

Cantidad de envíos : 231
Localización : En mi campo de flores de papel...
Fecha de inscripción : 16/02/2009

Ver perfil de usuario http://elcaminoporrecorrer.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.