Capítulo 31

Ir abajo

Capítulo 31

Mensaje  Hikari el Dom Mayo 23, 2010 2:44 am

Capítulo 31
¿Pedobear?





Xeris: De modo que leíste la carta…
Miré a Xeris desde la cocina de la casa de Dex. Hoy estaba todo el grupo reunido, pero en el salón había demasiado ajetreo como para que oyeran nuestra conversación. Ni siquiera Dex.
Hikari: Si.
Xeris: ¿Y qué decía?
Hikari: Era un tanto macabra…
Xeris se sentó en taburete. Llevaba su enorme sombrero de copa, una camisa blanca con un corsé y una falda larga y negra.
Xeris: Resume.
Hikari: Bueno… Mas o menos lo que hacía era predecirnos una muerte horrible a todos, fin.
Xeris: ¡El fin del mundo y yo con estos pelos!
Dijo con una sonrisa burlesca dejando ver sus blancos dientes.
Hikari: Si, pues a todo el mundo se le han puesto de corbata...
Xeris: No es que menosprecie el don de Yexhana… Es solo que no creo en predicciones ajenas.
Hikari: Uh ¿y ahora que eres? ¿Xeris la pitonisa?
La mujer rió a carcajadas y se sujetó el sombrero.
Xeris: Algo así. El caso es que no deberías de preocuparte, cuando te obcecas demasiado en un suceso negativo acaba ocurriéndote, aunque no estuviera planeado que te sucediera a ti. Vamos, que atraes las cosas.
Hikari: Aja…
Xeris: Cambiando de tema, Dex y yo vamos a irnos unos días de la ciudad, no se si ya te lo había dicho.
Hikari: ¿Por qué?
Xeris: Nuestro padre está muy enfermo, los médicos le dan menos de una semana de vida…
Hikari: Lo siento.
Xeris: Tranquila, ya lo tenemos asumido.
Dijo esto haciendo un movimiento de indiferencia con su mano.
Xeris: Iremos a nuestro pueblo natal para el funeral, estaremos fuera una semana o así.
Hikari: ¿Solo para el funeral? ¿No vais a ir ahora?
Xeris: No, eso mataría a Dex. Mi padre y él no se llevaban muy bien
Hikari: ¿No va a ir a verle pese a que se encuentre en ese estado?
Xeris: De no ser por que le obligo y le chantajeo no iría ni al funeral.
Hikari: Eso es triste.
Xeris: Eso es normal si tenemos en cuenta el trato que nuestro padre tenía con nosotros.
Entonces alguien me tapó los ojos desde atrás con las manos.
Dex: ¿Quién soy?
Hikari: ¿Johnny Depp?
Dex: Frío, frío.
Hikari: ¿David Bowie?
Dex: No
Hikari: ¿Bisbal?
Dex: ¡No por dios!
Hikari: ¿Pedobear?
Dex: Es imposible jugar contigo
Dex me destapó los ojos y se puso junto a mí, apoyado en la encimera de la cocina y mirándome con aire ofendido.
Hikari: Está bien, perdona por fastidiar tu juego ¿Contento?
Dex: ¿Me has llamado pedobear?
Xeris: En fin, yo os dejo solos chicos.
Xeris de levantó y se fue dando saltitos hacia el salón junto con los otros. Me giré hacia Dex, el cual miraba a su hermana con media sonrisa inocente.
Hikari: ¿Qué pasa?
Dex: Mira.
Dex señaló con la barbilla hacia Xeris. Ella se había puesto junto a Edward. Al poco tiempo este le rodeó la cintura con el brazo y ella le metió la mano en el bolsillo de atrás de sus pantalones.
Hikari: ¿Y eso?
Dex: No se, les dejas solos un fin de semana y ¡paf, se convirtió en Chocapic!
Comencé a reírme a carcajada limpia con esa frase pese a que era una memez. Más que lo que dijo fue como lo dijo, gesticulando exageradamente y con ese tonito tan gracioso.
Hikari: Bueno ericito ¿a que se debe la reunión de hoy?
Dije señalando con la cabeza hacia todos los miembros del club que se amontonaban junto a la mesa del comedor.
Dex: Hacemos reuniones casi todas las semanas.
Hikari: Oh, cierto, es que, como hacía tanto que no veía a los otros…
Dex: Algún día iremos todos juntos a la playa, en cuanto vuelva el buen tiempo, lo digo por si te apetece…
Hikari: Lo siento, pero no me veo guapa con bikini.
Dex: Bueno, pues sin el.
Le dediqué a Dex una de mis peores miradas en cuanto dijo ese comentario.
Dex: Vale, era una bromilla, mujer, no re pongas así.
Suspiré y me acerqué a la nevera para coger otro refresco.
Hikari: ¿Cómo surgió el club exactamente?
Dex: Edward tiene demasiado dinero y yo mucho tiempo libre.
Hikari: eso me aclara poco
Dex: Ya, pero lo resume todo. Simplemente una pandilla de amigos que se dedica a reunirse y a hacer chorradas juntos. Solemos ir por ahí de excursión o quedadas para el cine o algo… No se, no es nada fuera de lo normal, es como esos club que haces cuando eres pequeño entre las ramas de un árbol, un club sin un propósito especial, solo para existir…No se. Los primeros miembros, como supondrás, fuimos Edward, Xeris y yo, Luego vinieron Matthew, Victoria, Andrew, Laos y...Bueno…Tú también podrías formar parte si lo deseas.
Hikari: ¿Eso que supondría?
Dex: Verme más a menudo
Hikari: Uy, no se yo eh…
Dex: Asistir a los pases de modelos de Edward, poder ir a comprar con sus tarjetas de descuento…
Hikari: Me lo estoy replanteando.
Dex sonrió. Estaba realmente cuco cuando lo hacía.
Dex: Y dime… ¿sabes algo de nuestro amigo Por qué?
Hikari: ¿Y ahora que pasa con él?
Dex: No, nada, nada, solo curiosidad.
No era solo curiosidad, los ojos de Dex ahora se habían vuelto marrones.
Hikari: ¿Por qué tanto odio? Sólo era un chaval.
Dex: ¿Solo?
Dex arqueó la ceja.
Dex: Si tú pudieras verle como yo le veo.
Hikari: ¿Un posible contrincante?
Dex: Creo que hasta agradecería que fuera eso en lugar de lo otro.
Hikari: ¿Qué otro?
Dex: Que te lo diga él si volvéis a veros.
Hikari: que soso eres.
Dex puso morritos y se cruzó de brazos.
Dex: Encima de que yo solo intento protegerte…
Hikari: Menos lobos caperucita. En fin, vamos con los demás, no sea que se piensen algo que no es al vernos solos en la cocina.
Pero justo cuando me iba dar la vuelta para salir de la cocina una pregunta se ancló en mi mente.
Hikari: oye Dex… Antes, con Atlas…
Dex: Es un gilipollas
Suspiré
Hikari: ¿Qué era eso que hiciste?
Dex: ¿Qué era qué?
Fruncí el ceño al ver como Dex se hacía el loco mientras que se rascaba la nuca.
Hikari: No me jodas, lo sabes perfectamente, pelo-pincho.
Dex se dio cuenta de que no iba a desistir en cuanto me crucé de brazos y le bloqueé el paso. El pelo-pincho suspiró y finalmente accedió a hablar.
Dex: Eso era esto.
Entonces la cosa roja pareció filtrarse a través de los poros de la piel de su muñeca y una pequeña porción de reunió en su mano formando una esfera perfecta.
Hikari: ¿Y que es?
Dex: Mi sangre
Hikari: Estas de coña
Dex: En absoluto
Hikari: ¿Cómo es posible?
Dex: Pues de la misma manera que es posible que me cambien los ojos de color.
Hikari: ¿No te duele?
Dex: Si te refieres a sacarla de mi cuerpo, no, pero… ¿No recuerdas cuando me pilló atlas con los dientes?
Asentí. Un escalofrío me recorrió la columna al recordar su cara de dolor.
Dex: Solo si me hacen cosas como esa. En plan… No sé ahora mismo que decirte.
Hikari: ¿Y cómo puedes moldearlo? Es decir, hace un rato acabas de perforarle el hombro a Atlas
Dex: Puedo cambiar su densidad. Hacerla mas líquida…
Al instante la esfera que había en su mano se derritió y el líquido carmesí flotó alrededor de su mano, suspendida en el aire.
Dex: O más sólida, también puedo darle cualquier forma.
Acto seguido la sangre se reunió en la palma de su mano y tomó la forma de una daga.
Permanecí unos instantes hipnotizada por el brillo del filo de la hoja. Era casi como una de verdad, solo que de color rojo.
Dex: Pero puedo hacer algo más que herir a la gente con esto…
Entonces Dex se arrodilló ante mí y comenzó a mover las manos en círculos. La sangre se elevó y comenzó a juntarse y a moldearse hasta finalmente tomar la forma de una rosa, una perfecta rosa completamente roja.
Me quedé mirándola mientras que flotaba entre amorfos restos de sangre que orbitaban a su alrededor como pequeños satélites.
Hikari: Es preciosa…
Extendí la mano para cogerla. Estaba caliente, sentía en mis dedos el palpitar del corazón de Dex. Acaricié suavemente los pétalos carmesí que emulaban perfectamente a los de la realidad. Le tendí la rosa de nuevo a Dex y esta se derritió y se escapó entre mis dedos hasta volver a su muñeca. Dex se incorporó y me miró, como esperando algo
Dex: ¿Y bien?
Hikari: ¿Y bien que?
Dex: ¿No te da grima? Es decir, acabo de sacar parte de la sangre de mi cuerpo y la he hecho levitar a mí alrededor. No es muy normal hacer eso
Hikari: Supongo… Que he visto cosas más raras.
Dex arqueó la ceja.
Hikari: Anda, vamos con los otros.
Sin embargo cuando me dirigí hacia el salón por segunda vez me temblaron las piernas. Me apoyé sobre la encimera de la cocina para mantenerme en pie.
Dex: ¿Hi? Tienes mala cara…
Hikari: ¿Eh?
La habitación daba vueltas, me sentía terriblemente mareada.
Dex: ¿Estás bien?
¿No ves que no? Fue lo que quise decirle, pero preferí invertir mis energías en mantenerme en pie. Dex me tocó la frente.
Dex: ¡Estás ardiendo Hi!
Miré hacia arriba, hacia los ojitos marrones y preocupados del pelo-pincho y perdí el conocimiento.

_________________




La aristocracia se viste de terciopelo y llora lágrimas de color carmín en su campo de flores de papel

MIS FALTAS DE JORTOGRAFÍA SON SAGRADAS!!!XD
avatar
Hikari
Admin

Cantidad de envíos : 231
Localización : En mi campo de flores de papel...
Fecha de inscripción : 16/02/2009

Ver perfil de usuario http://elcaminoporrecorrer.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.